top of page

Issachar Conference Group

Public·17 members
Jacob Taylor
Jacob Taylor

El Cliente Ante Todo Resumen Pdf 13


Los trabajadores sociales respetan y promueven el derecho de los clientes ala autodeterminación y en asistir a los clientes en sus esfuerzos paraidentificar y clarificar sus objetivos. Los trabajadores sociales pueden limitarel derecho a la autodeterminación de los clientes, si a juicio profesional deltrabajador social, el accionar de los clientes o su accionar potencial planteaun riesgo serio, previsible e inminente para sí mismos u otros.




el cliente ante todo resumen pdf 13


Download: https://www.google.com/url?q=https%3A%2F%2Furlcod.com%2F2ubPLn&sa=D&sntz=1&usg=AOvVaw03PXFlI7APHjpPv6ouxe3N



(b) Los trabajadores sociales deberían tomar las medidas necesarias paraevitar abandonar a los clientes que todavía requieran de sus servicios. Lostrabajadores sociales deberían retirar precipitadamente sus servicios sóloante circunstancias inusuales, prestándole cuidadosa atención a todos losfactores de la situación y cuidando de minimizar los posibles efectosadversos. Los trabajadores sociales deberían contribuir a realizar los arreglosapropiados para la continuidad de los servicios cuando fuere necesario.


(b) Las acciones de los trabajadores sociales que se encuentran involucradosen conflictos laborales con la gerencia, acciones de trabajo, o huelgasdeberían estar guiados por los valores, principios éticos y normas éticas de laprofesión. Existen diferencias razonables de opinión entre los trabajadoressociales en relación con su obligación principal como profesionales duranteuna huelga que está ocurriendo o amenaza de paro o acción en el trabajo.Los trabajadores sociales deberían examinar detenidamente el posibleimpacto sobre los clientes antes de adoptar un curso de acción


(b) Los trabajadores sociales cuyos problemas personales, estrés psicológico,problemas legales, abuso de substancias, o dificultades de salud mentalinterfieran con su juicio profesional y desempeño deberían buscarinmediatamente consejo y tomar medidas correctivas apropiadas mediante labúsqueda de ayuda profesional, haciendo ajustes en su carga de trabajo,finalizando el ejercicio profesional, o tomando aquellas medidas necesariaspara proteger a sus clientes y a terceros.


Vea un resumen de los saldos de sus cuentas y navegue a las actividades más importantes de sus cuentas; pague cuentas por Internet, revise transacciones, acceda a sus estados de cuenta por Internet, y vea el conjunto de herramientas por Internet Mi Mapa de Dinero.


Al hacer yo otro tanto para su primer centenario, a petición de numerosos obispos, instituciones eclesiales, centros de estudios, empresarios y trabajadores, bien sea a título personal, bien en cuanto miembros de asociaciones, deseo ante todo satisfacer la deuda de gratitud que la Iglesia entera ha contraído con el gran Papa y con su inmortal documento3. Es también mi deseo mostrar cómo la rica savia, que sube desde aquella raíz, no se ha agotado con el paso de los años, sino que, por el contrario, se ha hecho más fecunda. Dan testimonio de ello las iniciativas de diversa índole que han precedido, las que acompañan y las que seguirán a esta celebración; iniciativas promovidas por las Conferencias episcopales, por organismos internacionales, universidades e institutos académicos, asociaciones profesionales, así como por otras instituciones y personas en tantas partes del mundo.


2. La presente encíclica se sitúa en el marco de estas celebraciones para dar gracias a Dios, del cual desciende todo don excelente y toda donación perfecta (St 1, 17), porque se ha valido de un documento, emanado hace ahora cien años por la Sede de Pedro, el cual había de dar tantos beneficios a la Iglesia y al mundo y difundir tanta luz. La conmemoración que aquí se hace se refiere a la encíclica leoniana y también a las encíclicas y demás escritos de mis predecesores, que han contribuido a hacerla actual y operante en el tiempo, constituyendo así la que iba a ser llamada doctrina social, enseñanza social o también magisterio social de la Iglesia.


4. A finales del siglo pasado la Iglesia se encontró ante un proceso histórico, presente ya desde hacía tiempo, pero que alcanzaba entonces su punto álgido. Factor determinante de tal proceso lo constituyó un conjunto de cambios radicales ocurridos en el campo político, económico y social, e incluso en el ámbito científico y técnico, aparte el múltiple influjo de las ideologías dominantes. Resultado de todos estos cambios había sido, en el campo político, una nueva concepción de la sociedad, del Estado y, como consecuencia, de la autoridad. Una sociedad tradicional se iba extinguiendo, mientras comenzaba a formarse otra cargada con la esperanza de nuevas libertades, pero al mismo tiempo con los peligros de nuevas formas de injusticia y de esclavitud.


En el momento culminante de esta contraposición, cuando ya se veía claramente la gravísima injusticia de la realidad social, que se daba en muchas partes, y el peligro de una revolución favorecida por las concepciones llamadas entonces socialistas, León XIII intervino con un documento que afrontaba de manera orgánica la cuestión obrera. A esta encíclica habían precedido otras dedicadas preferentemente a enseñanzas de carácter político; más adelante irían apareciendo otras7. En este contexto hay que recordar en particular la encíclica Libertas praestantissimum, en la que se ponía de relieve la relación intrínseca de la libertad humana con la verdad, de manera que una libertad que rechazara vincularse con la verdad caería en el arbitrio y acabaría por someterse a las pasiones más viles y destruirse a sí misma. En efecto, de dónde derivan todos los males frente a los cuales quiere reaccionar la Rerum novarum, sino de una libertad que, en la esfera de la actividad económica y social, se separa de la verdad del hombre?


5. Las cosas nuevas, que el Papa tenía ante sí, no eran ni mucho menos positivas todas ellas. Al contrario, el primer párrafo de la encíclica describe las cosas nuevas, que le han dado el nombre, con duras palabras: Despertada el ansia de novedades que desde hace ya tiempo agita a los pueblos, era de esperar que las ganas de cambiarlo todo llegara un día a pasarse del campo de la política al terreno, con él colindante, de la economía. En efecto, los adelantos de la industria y de las profesiones, que caminan por nuevos derroteros; el cambio operado en las relaciones mutuas entre patronos y obreros; la acumulación de las riquezas en manos de unos pocos y la pobreza de la inmensa mayoría; la mayor confianza de los obreros en sí mismos y la más estrecha cohesión entre ellos, juntamente con la relajación de la moral, han determinado el planteamiento del conflicto 8.


7. En estrecha relación con el derecho de propiedad, la encíclica de León XIII afirma también otros derechos, como propios e inalienables de la persona humana. Entre éstos destaca, dado el espacio que el Papa le dedica y la importancia que le atribuye, el derecho natural del hombre a formar asociaciones privadas; lo cual significa ante todo el derecho a crear asociaciones profesionales de empresarios y obreros, o de obreros solamente 19. Ésta es la razón por la cual la Iglesia defiende y aprueba la creación de los llamados sindicatos, no ciertamente por prejuicios ideológicos, ni tampoco por ceder a una mentalidad de clase, sino porque se trata precisamente de un derecho natural del ser humano y, por consiguiente, anterior a su integración en la sociedad política. En efecto, el Estado no puede prohibir su formación, porque el Estado debe tutelar los derechos naturales, no destruirlos. Prohibiendo tales asociaciones, se contradiría a sí mismo20.


Merecen ser leídas con atención sus palabras: Para solucionar este mal (la injusta distribución de las riquezas junto con la miseria de los proletarios) los socialistas instigan a los pobres al odio contra los ricos y tratan de acabar con la propiedad privada estimando mejor que, en su lugar, todos los bienes sean comunes...; pero esta teoría es tan inadecuada para resolver la cuestión, que incluso llega a perjudicar a las propias clases obreras; y es además sumamente injusta, pues ejerce violencia contra los legítimos poseedores, altera la misión del Estado y perturba fundamentalmente todo el orden social39. No se podían indicar mejor los males acarreados por la instauración de este tipo de socialismo como sistema de Estado, que sería llamado más adelante socialismo real.


13. Ahondando ahora en esta reflexión y haciendo referencia a lo que ya se ha dicho en las encíclicas Laborem exercens y Sollicitudo rei socialis, hay que añadir aquí que el error fundamental del socialismo es de carácter antropológico. Efectivamente, considera a todo hombre como un simple elemento y una molécula del organismo social, de manera que el bien del individuo se subordina al funcionamiento del mecanismo económico-social. Por otra parte, considera que este mismo bien puede ser alcanzado al margen de su opción autónoma, de su responsabilidad asumida, única y exclusiva, ante el bien o el mal. El hombre queda reducido así a una serie de relaciones sociales, desapareciendo el concepto de persona como sujeto autónomo de decisión moral, que es quien edifica el orden social, mediante tal decisión. De esta errónea concepción de la persona provienen la distorsión del derecho, que define el ámbito del ejercicio de la libertad, y la oposición a la propiedad privada. El hombre, en efecto, cuando carece de algo que pueda llamar suyo y no tiene posibilidad de ganar para vivir por su propia iniciativa, pasa a depender de la máquina social y de quienes la controlan, lo cual le crea dificultades mayores para reconocer su dignidad de persona y entorpece su camino para la constitución de una auténtica comunidad humana.


Por otra parte, la sociedad y el Estado deben asegurar unos niveles salariales adecuados al mantenimiento del trabajador y de su familia, incluso con una cierta capacidad de ahorro. Esto requiere esfuerzos para dar a los trabajadores conocimientos y aptitudes cada vez más amplios, capacitándolos así para un trabajo más cualificado y productivo; pero requiere también una asidua vigilancia y las convenientes medidas legislativas para acabar con fenómenos vergonzosos de explotación, sobre todo en perjuicio de los trabajadores más débiles, inmigrados o marginales. En este sector es decisivo el papel de los sindicatos que contratan los mínimos salariales y las condiciones de trabajo.


About

Welcome to the group! You can connect with other members, ge...
bottom of page